No caigas en estos 7 mitos sobre el cuidado personal

Una mujer rodeada de plantas descansa en una silla exterior con forma de huevo mientras sostiene una taza blanca.

Es domingo. Te has dado un baño. Tu lista de reproducción de rock suave con flautas de pan no para de sonar. Lo siguiente es tu rutina de 11 pasos para el cuidado de la piel. Pero..: En algún momento, entre la mascarilla y la crema para el contorno de ojos, empiezas a sentir ansiedad por la semana laboral.

Eso de que el cuidado personal evita los sustos de los domingos es lo que piensas.

Pero: ¿Y si el problema no es el concepto de autocuidado, sino la forma en que muchos de nosotros hemos llegado a practicarlo?

En esencia, el autocuidado consiste en darse tiempo y espacio para recargar las pilas y poder prosperar en todos los aspectos de la vida. Si nos recargamos de manera que nos sintamos bien, podemos ser mejores padres, parejas, colegas y amigos.

Incluso los expertos en salud reconocen su valor. Antes de que fuera un hashtag en Instagram, el autocuidado era una parte esencial de mi formación como profesional de la salud mental, dice Sarah Dolling, LPC, Productora de Contenido Clínico para AbleTo. "Nos enseñaron que cuidar de nosotros mismos es integral para poder cuidar de nuestros clientes".

Sin embargo, es posible que el verdadero cuidado personal no se vea como en las redes sociales. A continuación, la verdad sobre lo que es y lo que no es el autocuidado.

Los 7 principales mitos sobre el autocuidado y cómo hacerlo bien

Para atender correctamente tus necesidades, tienes que desterrar los mitos más comunes sobre el autocuidado. Pero no te preocupes: un buen autocuidado es más fácil de poner en práctica de lo que crees.

El mito: El autocuidado es cualquier cosa que nos haga sentir bien
La realidad: Muchas de las cosas que nos hacen sentir bien en el momento pueden no ser útiles a largo plazo, dice Hayley Quinn, PsyD, Gerente Senior de Experiencia de Producto Clínico en AbleTo.

Claro, los maratones de Netflix o los atracones de chocolate pueden estar bien de vez en cuando. (Pero si te estás perdiendo cosas que son importantes para ti, o te vuelves demasiado dependiente de este tipo de actividades, puede que sea el momento de añadir más herramientas de autocuidado a tu caja de herramientas de salud mental.

"Lo ideal es que las actividades de autocuidado estén arraigadas en tus valores y conecten con ellos de forma significativa", dice Quinn. Por ejemplo, si tus valores son ser amable contigo mismo y con los demás, la atención plena puede ser una buena práctica de autocuidado para ti.

El mito: el autocuidado consiste en relajarse
La realidad: Cada persona restaura su energía de forma diferente. "Antes de practicar el autocuidado, piensa en lo que te carga las pilas frente a lo que te las agota", dice Dolling. Aunque correr 8 kilómetros pueda parecer una forma ilógica de recargarse, para muchas personas es realmente energizante. Pero si lo que necesitas es estar horizontal en una hamaca, también está bien.

El mito: cuidarse es caro
La realidad: No se puede comprar una mejor salud mental. Claro, una semana en un balneario puede parecer un chollo. Pero el autocuidado no es tanto una cosa de una sola vez como una práctica para toda la vida, dice Dolling. En lugar de gastarse miles de dólares en unas vacaciones, busque formas pequeñas y baratas de hacer cosas cotidianas que le hagan sentirse bien. Queda con un amigo para dar un paseo después del trabajo. O saca tiempo para crear arte que te inspire. A largo plazo, estas prácticas serán más útiles que un gran derroche puntual.

El mito: Puedo practicar el autocuidado más tarde
La realidad: "La cultura del ajetreo dificulta que la gente se sienta bien atendiendo a sus necesidades", dice Dolling. Pero no hacerlo es una receta para el agotamiento. Nadie puede ir y venir todo el tiempo. Además, ¿realmente quieres posponer las cosas que valoras hasta que alcanzas un cierto estatus? Es un tiempo que no puedes recuperar, dice Dolling.

Dicho esto, también es importante que el autocuidado no se convierta en un punto más de la lista de tareas pendientes. "De hecho, solía llevar una lista de autocuidado", admite Dolling. Cuando no la tachaba, se sentía culpable. Justo lo contrario de lo que significa cuidarse. Ahora, Dolling ve el autocuidado como una forma de vida. Intenta encontrar pequeñas formas de recargar las pilas a medida que surgen sus necesidades.

El mito: El autocuidado es egoísta
La realidad: "Sí, con el autocuidado, por un momento te vuelves hacia ti mismo", dice Dolling. Puede parecer indulgente. Pero si después el resultado es estar más presente y conectado con el mundo, no es egoísta en absoluto". Los estudios demuestran que a los cuidadores les cuesta mucho sentirse justificados para cuidar de sí mismos. Según un estudio de 2020, las enfermeras necesitan el permiso de los demás para practicar la autocompasión y el autocuidado.

La culpa por el autocuidado suele estar presente en todos los cuidadores, no sólo en las enfermeras. "Las mujeres están muy condicionadas por los roles de género y el papel de la mujer como cuidadora", dice Dolling. "Y cuando la expectativa es que pongas a tu familia y a tus seres queridos en primer lugar, puede sentirse en desacuerdo con tomarse tiempo para uno mismo". Del mismo modo, quienes cuidan de familiares mayores pueden sentir que sus padres siempre los pusieron en primer lugar, así que ahora les toca a ellos cumplir con ese deber. Sin embargo, parte del deber de cuidar de los demás consiste en asegurarse de que uno también se cuida a sí mismo.

El mito: El autocuidado es sólo cosa de mujeres
La realidad: "El autocuidado es para todos", dice Dolling. Y lo más probable es que ya estés haciendo algo de autocuidado en tu vida. Aunque no lo llames así. Bailar. Escuchar música. Planear actividades con amigos. Levantar pesas. Todas ellas pueden ser formas de autocuidado.

El mito: el autocuidado sustituye a la terapia
La realidad: El autocuidado a menudo nos abre tiempo y espacio para vernos a nosotros mismos. Y eso es algo maravilloso. A veces, sin embargo, esas revisiones revelan que necesitamos un poco de ayuda.

"Hay momentos en los que necesito una perspectiva externa", dice Dolling. "Cuando me quedo atascada en mis propios pensamientos, es el momento de considerar la posibilidad de añadir sesiones de terapia o coaching a tu rutina de autocuidado".

Trabajar con un profesional de la salud mental puede parecer similar al autocuidado. Al fin y al cabo, ambos pueden ayudarte a alinearte con tus valores y alcanzar tus objetivos. Pero hay algunas diferencias importantes.

En primer lugar, el autocuidado suele sentar bien. La terapia, en cambio, puede ser un trabajo difícil, aunque importante. Dolling compara ambas cosas con los masajes. El autocuidado es un masaje ligero y relajante. La terapia puede ser más parecida a un trabajo de tejidos profundos. Puede resultar difícil, pero es crucial para abordar los aspectos de tu vida que te causan dolor.

En segundo lugar, trabajar 1 a 1 con un profesional que tiene años de experiencia puede ser muy valioso. "Pueden ayudarte a aclarar tus valores, comprender tus necesidades y desarrollar una práctica sólida de autocuidado", dice Quinn. "Al integrar estas habilidades en tu vida, aprenderás a apoyar tu salud mental durante la terapia y después".

Empezar a cuidarse mejor

Te mereces tiempo para cuidarte. Y AbleTo puede ayudarte. Explora nuestros programas de terapia, coaching y autoguiado. Cada uno de ellos pone a tu alcance meditaciones guiadas, diarios y ejercicios de respiración. Empieza hoy mismo.

Por Anne Derman

Revisado clínicamente por Hayley Quinn, PsyD, Directora de Experiencia Clínica de Producto en AbleTo.

Fotografía de Irina Zharkova/iStock.

La información que aparece en este sitio es de carácter general. El sitio proporciona información sanitaria diseñada para complementar su gestión personal de la salud. No proporciona asesoramiento médico ni servicios sanitarios y no pretende sustituir el asesoramiento profesional ni implica la cobertura de servicios o productos clínicos específicos. La inclusión de enlaces a otros sitios web no implica la aprobación del material contenido en dichos sitios.